Este modelo o metodología de trabajo, fue desarrollado por Steve De Shazer a finales de los años 70. La propuesta consiste en pocas sesiones, no más de diez, donde el Psicólogo y el/los consultantes se centran fundamentalmente sobre la dificultad que les trae a consulta. Se hace de una forma detallada y concreta, de tal manera que esa descripción haga palpable, posible y muy cercana su realización. Justo lo contrario de la relación tradicional, que se entretiene en describir detalladamente el problema, indagar sus causas y resaltar los efectos negativos que genera; lo que aumenta la percepción de la gravedad del mismo.

El primer supuesto de esta terapia es que la gente, cuando pide ayuda, ya tiene una idea sobre cómo solucionar el problema. La función del Psicólogo es detectar esta idea, simplificarla y devolverla a la persona o familia para que ésta siga solucionando el problema por sí misma.

 

Principales características

 Énfasis en las soluciones y las excepciones. El objetivo más importante de este tipo de terapia es construir e implementar soluciones. Es importante conocer lo que aflige al cliente para entender mejor qué es lo que quisiera que fuera diferente en su vida, cuál es el cambio que quiere lograr.

Establecimiento de metas. Para poder hacer un buen trabajo en la Terapia Centrada en Soluciones es indispensable explorar con el cliente a dónde quiere llegar, qué quiere ver en su vida en lugar del problema que lo trae a consulta. Tener un objetivo bien definido es de gran utilidad en la terapia, entre otras cosas, porque nos permite «medir» el progreso del cliente al acercarse a éste.

El uso de escalas. Otra de las herramientas más características de la Terapia Centrada en Soluciones es la escala. Se trata de una escala subjetiva con la que el cliente puede evaluar, entre otras cosas: la intensidad del problema, su grado de esperanza en que las cosas cambien, cuánta confianza siente en que cambiarán, el progreso que ha hecho desde la última sesión, en qué punto sentirá satisfecho

y muchas más. El uso de escalas es sumamente útil. Establece una «línea base» y puede ser un punto de referencia constante en las sesiones.

Convierte a los demandantes en creadores y agentes activos de la solución. Evita consultas y dependencias innecesarias. Gracias a la TBCS, los pacientes se convierten en agentes activos de su salud, sin necesidad de acudir al profesional cada vez que tengan un problema. Pueden explotar sus recursos para resolver sus dificultades con la menor intervención profesional posible.

Flexibilidad en la duración de la terapia: Generalmente el cliente decide si y cuándo quiere volver a ver al terapeuta y quién sería deseable que asistiera a la siguiente sesión (pueden invitar, por ejemplo, al cónyuge o a otros miembro de la familia).

 

Con esta metodología conseguirás

 

  • Definir los objetivos terapéuticos de forma temprana.
  • Hacer pocas sesiones
  • Sentir que eres tu quien cambia tu vida
  • Centrar la terapia en lo que realmente importa
  • Mejorar de forma rápida

 

TBCS En Gabinete Psicológico Granollers

Se trata de una Psicoterapia muy breve donde de demuestra su eficacia por la diferencia muy significativa entre las puntuaciones del inicio y final del tratamiento

Profesionales en TBCS en Gabinete Psicológico Granollers

No lo dudes mas! coge las riendas de tu vida! , llámanos al 930 15 59 31 o envíanos tus dudas al siguiente formulario